Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

viernes, 28 de marzo de 2014

Joan Massip

Hace tiempo que no os hablo de Lletraferits de Sant Boi, la asociación de escritores de mi pueblo, así que, aprovechando que hace poco se puso a la venta su nuevo libro, "Pequeñas historias para ti", os presento al gran (grande en todos los sentidos) Joan Massip.
Hablar con Joan es como observar un lago de alguas tranquilas, sumergirse en él y compartir esa paz que transmite. Uno puede llegar alterado por el ajetreo urbano, pero la paz que este hombre transmite te hace olvidar tu alrededor.
Podría decír muchas cosas del bueno de Joan, pero voy a ser parco en palabras y dejaros el vídeo de una entrevista que le hicieron hace ya algún tiempo, pues no ha cambiado en nada. Escuchadle. Después, un vídeo muy especial realizado por nuestro compañero Lletraferit Alfredo Segarra (ya hablaré de él en otra entrada), compuesto a modo de homenaje para Joan.
 




miércoles, 26 de marzo de 2014

Oderus Orungus

Todos tenemos algún ídolo que se ha perpetuado en nuestro corazón desde nuestra tierna infancia o juventud. En mi caso han sido muchos los personajes donde puedo agarrarme cuando la nostalgia quiere pasarse una noche de charla mientras nos tomamos un tazón de colacao.
Hoy, tras conocer la muerte de uno de ellos, quiero rendir humilde reconocimiento a un músico cuya banda me hizo menear la melena muchas tardes, cuando volvía del instituto y necesitaba sacudirme las buenas maneras que imperaban en aquella sociedad de principio de los noventa. 
El monstruo Oderus Orungus, cantante y principal compositor de la banda GWAR, me regaló sin saberlo grandes carcajadas, horas de diversión y una música que nunca he dejado de escuchar. 
Desde aquí mi más sincero homenaje.





lunes, 3 de marzo de 2014

Despertar

Hoy se levantó la niebla cuando escuchó mi primer pensamiento, cuando abrí los ojos y me encontré con el sueño de todos los demás.
En silencio caminé descalzo sobre el hielo de la mañana sin sol, hasta que el nuevo día me confirmó que nada había cambiado, que los dioses siguen muertos y el hombre continúa cayendo dentro del foso, con un ansia incomprensible cuyo combustible es la ignorancia, ávidos por morar en el círculo inferior.
Me gustaría que algún pájaro cantara hoy, pero la niebla sigue ahí, como el cruel telón que me priva de la escena principal de esa obra de teatro de la que nunca conoceremos el final.
Porque tenemos prisa. Prisa por llegar, por hablar, por conseguir, por reír, por comer, por disfrutar... por morir.
Giro sobre mis pies, lentamente, sintiendo en cada centímetro de mi piel el último aliento de aquella que llora en silencio, viendo cómo sus hijos acuchillan sus entrañas, resignada como la buena madre que ofrece su sangre para saciar la sed del universo insaciable en el que la han encerrado.
También me gustaría que todos vosotros estuvierais aquí, todos, a quienes amo y a quienes odio, para que encontréis en mi mirada la paz que tanto tiempo he deseado para mi corazón, y para los vuestros. Podríamos ver más allá de la niebla que nos separa, y bailaríamos día y noche sobre la hierba y la nieve, sobre al agua y el fuego, en una tierra que nos ama.
Sólo espero que esto no sea más que un sueño recurrente, que esta mañana cuando me despierte, la niebla se disipe con mi primer bostezo.
Sentarme junto a ti y mirar en silencio el sol que despunta, dejar que agua fluya y los pájaros canten como si éste fuese el primer día de nuestra vida, el primer día, cuando te conocí.