Si deseas hacerme algún comentario, propuesta, sugerencia, o simplemente quieres cruzar unas palabras conmigo, no dudes en escribirme a elfinaldetodoslosinviernos@live.com

Redes Sociales

domingo, 24 de noviembre de 2013

Un Mañana para Alicia (Parte VII: La presentación oficial)

El momento que tanto habíamos esperado llegó por fin ayer, la hora en que la Antología "Un mañana para Alicia" vio la luz por fin con el único objetivo de ayudar a Alicia y a su gran familia a recorrer el camino que hace unos meses emprendieron al iniciar la pequeña un nuevo tratamiento que mejorará sin duda su calidad de vida.
Con mucha pena diré que finalmente no pude acudir al acto, que se llevó ayer, como ya he dicho, en la ciudad natal de Alicia, Sabadell. Ni qué decir que todas las autoras que acudieron a respaldar a la familia, ya me han puesto al día del éxito del evento y han colgado varias fotos en Facebook.
Yo, desde aquí, os animo a haceros con el libro desde la web de Editorial Círculo Rojo, quienes han puesto también su granito de arena en el proyecto.

Compra el libro aquí.

Junto a la familia, en el centro con Alicia, estubieron en la presentación las siguientes autoras:
A la izquierda:
Encarnación Alcalde, Griselda Martín y Montserrat Fugardo.
A la derecha:
Rosa María Vargas, Montserrat Romero y Mercedes Jiménez.
En el centro de la foto la artífice y coordinadora de la antología, Julia Zapata.
Y detrás del grupo, Mariano, el tío de Alicia y parte fundamental de toda esta aventura.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

En torno a quien gira el Universo



En torno a quien gira el universo


Vio las luces apagarse en mitad de la nada, cuando alguien gritó dentro de su alma, moviéndose rápidamente por sus lágrimas, arrancando de su corazón los pocos retazos de su pasado que todavía no habían ardido tras las puertas del abandono.
Una estrella negra profanó sus sueños, y por mucho que la llamé, las voces de la noche eclipsaban con su monótona melodía todas las respuestas que se acumulaban frente a sus ojos.
Todavía recuerdo la tumba donde enterraron su sonrisa.
El polvo que esparció el viento fluyó agónico en las corrientes malditas que se arremolinaban junto al agujero negro que retenía su luz. Si realmente creí escuchar su voz, fue producto de mi locura; ella estaba tan lejos que ni el eco de su mirada pude atisbar entre las tinieblas de su recuerdo.
La marca de aquellas cenizas selló el firmamento.
Concentrado en mi pesar, incapaz de escapar de tan funesta canción, una estrella se elevó surcando el universo a bordo de un barco blanco construido con sueños y esperanzas.
Al igual que la oscuridad ama a la noche, aquel nuevo sol arrancó del olvido el alma por la que tanto temí. El vacío impenetrable quedó cuarteado como un cristal lanzado contra la roca que se yergue orgullosa y superviviente entre las arenas del tiempo, y, bajo el resplandor de aquel marinero estelar y su divina embarcación, la sonrisa que ya casi había olvidado deslumbró como nunca antes de había visto al oscuro universo.
La sangre de Cronos volvió a correr ardiente entre las nebulosas, reviviendo el gran titán para continuar la obra que los dioses olvidaron.
Ambos cruzaron sus miradas, y a partir de aquel instante todo lo que debía ser fue.
Porque ella es la madre que esperaba, por la que sufrí y lloré, y él mi padre que viene de lo Alto, quien nos buscaba entre las tinieblas.
Aun es temprano para hablar, sólo puedo escuchar, pero sé que recordaré gracias a ellos todos los secretos que ahora debo olvidar. En mi corazón arde la piedra angular sobre la que girarán sus vidas, una piedra que nunca verá quebrada su luz.
Escuchad… escuchad… es su respiración amansando mi impaciencia. Pronto veré sus caras, y son esas sonrisas, esas lágrimas, por lo que merecerá la pena nacer.



sábado, 9 de noviembre de 2013

Premio

Hace unos días hacía una entrada con un relato que había presentado a un concurso. Bien, aunque sea con retraso, os comunico que he ganado el IV Concurso de Relatos de Terror y Fantasía organizado por la Biblioteca de Encamp (Andorra).
La verdad es que me ha hecho una ilusión tremenda, y me da ánimos para afrontar mi nueva novela (ya os iré informando). Lo único que lamento es no haber recogido el premio en persona.
Dicho esto, os dejo con el relato original, en catalán, y, pinchando aquí, con la versión en castellano.

Els llops guarden el meu secret


Escolteu el vent portar la funesta cançó dels oblidats, doncs entre ells s’eleva el fum que indica la presència de la tragèdia, la llavor que creix arrelada a la terra sense nom ni passat, on els laments esculpeixen a la pedra gris les llàgrimes que encara plora la lluna, que es troba penjada de la forca allà a les altures, balancejant-se entre els estels de la freda nit d’hivern, la mateixa que va ésser testimoni impotent de l´hora més obscura de les fades i els follets, ja que ells varen fugir per sempre de les seves llars, abandonant així el folklore i la màgia, que va ésser devorada per la insaciable realitat de la sang.
Però jo no puc prestar atenció com ho feu vosaltres, doncs camino immers en la boira, buscant les seves petjades, el seu alè, la seva presència, lluitant contra els elements i les veus de la nit, regne etern de mussols i misteris.
Avanço perdut sota la pàl·lida selva, on el blanc i el negre colpegen la meva cordura i desperten l’ansietat. Vull recordar, aixecar la veu de l’inconscient perquè em guiï, doncs els records ballen descompassats, perdent el ritme entre els esquinçalls que forma la neula al meu voltant.
Un camí obre la boca mostrant els claus. Dubto, però no puc aturar-me, el destí m’obliga a continuar, a girar, a mirar i observar tot allò que viu i mor en aquest bosc. Tot aquí pot conduir-me a ella, no he de perdre la calma i escoltar, prestar atenció al vol de l’òliba, al sigil de la musaranya i a la mirada dels llops, perquè ells guarden silenci, amb els ullals flagel·lant la meva desesperació. Una altra vegada.
La neu m’envolta, però els meus passos són ferms i decidits. Tinc la sensació de portar hores buscant-la, donant voltes sense sentit entre els arbres de retorçades branques, on les pannes de glaç parodien amb crueltat les frondoses copes que vesteix la primavera. No recordo bé aquest temps de caliu i pluja; hi ha records que no arriben amb claredat.
La seva dolçor es reflectia en el seu somriure, com un raig de sol etern devastant la solitud d’aquells que la miraven. I aquell dia era jo.
Els seus ulls blaus contemplaven l’alegria del riu, alliberat de la presó de l’hivern, saludant al vespre que bressolava el desglaç. El sol gronxat a la seva rossa melena s’acomiadava de nosaltres, mentre ens agafàvem de la mà per salvar els obstacles que eren els matolls i les pedres.
Rèiem, parlàvem, mentre la mirava fascinat, incapaç de reprimir la felicitat d’aquell moment. Era l’amor de la meva vida.
Tot i així, el lament llunyà que ara em pertorba exigeix que m’esforci més, que no desisteixi en aquesta cerca que amenaça amb esfondrar el meu valor. La por sempre està a l’aguait, arraulida, amagada darrere dels cúmuls de neu o rere la veu del gèlid vent que em recorda el lent pas de les hores.
És de nit però veig amb claredat el meu voltant. El camí es bifurca, la boira em guia, cridant-me amb un murmuri que transporta el meu nom i el meu passat. Un corb gris destaca entre l’enramat, glaçat. Em mira en silenci, acusant-me, odiant-me, ansiós per picotejar els meus ulls que tant mal varen veure on no n’hi havia.
Ella caminava davant, rient, llençant-me petites boles de neu que jo deixava impactar en el meu cos, feliç, bevent el nèctar d’aquell moment de goig. Era la nena més bonica que ningú hagués vist mai; era una deessa encarnada, només per a mi.
Però el sol també provoca ombres, i aquella s’allargava fins als meus peus, obstinada a estrènyer en un puny tot l’amor que sentia, cada batec del meu cor. Era filla de l’engany, de la luxúria i de la rancúnia, així que eren les meves, mans lliures de pecat, les que devien atorgar-li el perdó.
No sé on pot haver anat. Tinc la sensació que aquestes empremtes que trepitjo es riuen de mi. Cal que mantingui la calma, doncs el monstre vol despertar de nou, i les seves dents vermelles em produeixen paüra. Vaig contemplar els seus ulls una vegada, i des de llavors el sol s’oculta darrere la boira.
Els arbres marcits em senyalen amb artrítiques branques un punt exacte més enllà del mantell de neu que ens empresona. Hi ha una clariana més endavant, on la vegetació blanca fuig de la somorta llum de la lluna, un lloc que observen les muntanyes amb horror, en record de la sang vessada, del plor desesperat; de la caiguda d’un estel al més fred i obscur abisme.
Perquè aquell vespre devia deixar d’estimar-la.
Passejàvem un al costat de l’altre, agafats de la mà, seguint un serpentí camí on la neu es retirava al nostre pas. Els animalons ens observaven des dels seus amagatalls, curiosos i murmurant, expectants davant dels estranys.
El sol no volia anar a dormir, però la lluna li va xiuxiuejar alguna cosa a l’oïda i finalment ens va deixar sols, sota un mantell estelat que s’expandia més enllà del cel conegut.
Va ser llavors, en aquella penombra, quan l’acer va estimar la meva filla.
Ella suplicava, cridava, plorava, sempre conscient del dolor, submergida en el més profund terror que les seves pupil·les tatuaven en les meves.
La meva voluntat s’aferrava a aquell punyal que bevia la sang calenta amb una set desmesurada. No era un càstig, li vaig dir amb tot el meu amor, ja que li mostrava el camí a un lloc millor, on la seva vida no feria l’honor de les famílies nobles, un lloc on el pecat era perdonat.
La sang era el preu, i a cada punyalada que embrutava el seu petit cos, em cobrava els dies de vergonya i impotència.
No ploris, li vaig dir quan els seus ulls em varen mirar per última vegada. El dolor que vaig sentir en mirar aquelles llàgrimes va cremar per complet el meu cor, i la bèstia, sadollada, va desaparèixer. Què havia fet? Em vaig preguntar contemplant el meu voltant, allà, sol com em trobava, sense llum que em guiés ni rialles que escoltar.
La sang s’havia refredat sobre la neu, i l´hivern es va tancar a sobre meu.
Alguna cosa es va moure, més enllà, amb passos ferms i decidits. Els llops que guarden els secrets d’aquell bosc arribaven buscant-me.
Vaig córrer, vaig caure i vaig tornar a aixecar-me, portat per la por en una frenètica cursa demanant perdó. Abandonant aquella clariana, la perdició em va atrapar sense pietat, irremeiablement, perdut entre l’enramat fantasmal, sentint la meva pell lacerada. Els llops seguien les meves empentes mantenint la distància, esgotant-me, degustant la meva desesperació, avantsala del gran festí de carn que els esperava.
Terror, ansietat i llàgrimes, tot allò agafat en un puny que es va afluixar quan les meves cames traïren la meva ment en un acte de purgació. Elles no em van perdonar, com tampoc les bèsties de la nit, que enfonsaren els seus ullals en el meu cos, gravant així en la meva ànima el meu pecat.
La lluna que contemplava el judici no va suportar el veredicte. Allà mateix va quedar suspesa, amb la soga de la nit a al voltant del seu coll, com una marioneta trencada en un teatre oblidat.
I jo segueixo somiant en localitzar el cos de la meva nena, cada nit des de llavors, perdut com em trobo entre la boira i els fantasmes que m’acusen i repudien. Busqui on busqui, miri on miri, només un efímer somriure infantil portat pel vent em fa mantenir l’esperança de trobar-la qualsevol dia per demanar-li perdó.
Mentrestant, la sang crema vermella, vaporosa, tintant la neula que em rodeja, que em reté en aquest pla, transformada en els barrots entre el quals les meves mans són incapaces d’aconseguir la llum que mai més veuré.
Fi

martes, 5 de noviembre de 2013

Relato: "Los lobos guardan mi secreto"

Relato para un concurso (original en catalán):

Los lobos guardan mi secreto

Escuchad al viento traer la funesta canción de los olvidados, pues entre ellos se eleva el humo que indica la presencia de la tragedia, la semilla que crece arraigada en la tierra sin nombre ni pasado, donde los lamentos esculpen en la piedra gris las lágrimas que todavía llora la luna, quien pende ahorcada en lo alto, balanceándose entre las estrellas de la fría noche de invierno, la misma que fue testigo impotente de la hora más oscura de las hadas y los duendes, pues ellos huyeron para siempre de sus hogares, abandonando el folclore y la magia, que fue devorada por la insaciable realidad de la sangre.
Pero yo no puedo prestar atención como lo hacéis vosotros, pues camino inmerso en la niebla, buscando sus huellas, su aliento, su presencia, luchando contra los elementos y las voces de la noche, reino eterno de búhos y  misterios.
Avanzo perdido bajo la foresta pálida, donde el blanco y el negro golpean mi cordura y despierta mi ansiedad. Quiero recordar, levantar la voz de mi inconsciente para que me guíe, pues mis recuerdos bailan desacompasados, perdiendo el ritmo entre los jirones que forma la bruma a mi alrededor.
Un sendero abre sus fauces. Dudo, pero no puedo detenerme, el destino me empuja a seguir, a girar, a mirar y observar cuanto vive y muere en este bosque. Todo aquí puede conducirme a ella, no debo perder la calma y escuchar, prestar atención al vuelo de la lechuza, al sigilo de la musaraña y a la mirada de los lobos, porque ellos guardan silencio, con sus fauces azotando a mi desesperación. Otra vez.
La nieve me rodea, pero mis pasos son firmes y avanzo. Tengo la sensación de llevar horas buscándola, dando vueltas sin sentido entre los árboles de retorcidas ramas, donde témpanos de hielos parodian con crueldad las frondosas copas verdes que tinta la primavera. No recuerdo bien ese tiempo de calidez y lluvia, hay recuerdos que no llegan con claridad.
Su dulzura se reflejaba en su sonrisa, como un rayo de sol eterno devastando la soledad de aquellos que la miraban. Y aquel día era yo.
Sus ojos azules contemplaban la alegría del río, liberado de la prisión del invierno, saludando a la tarde que acunaba el deshielo. El sol mecido en su rubia melena se despedía de nosotros, mientras nos cogíamos de la mano para salvar los obstáculos que eran la maleza y las piedras.
Reíamos, hablábamos, mientras la miraba fascinado, incapaz de reprimir la felicidad de aquel momento. Era el amor de mi vida.
Aun y así, el lamento lejano que ahora me perturba exige que me esfuerce más, que no desista en esta búsqueda que amenaza con derrumbar mi valor. El miedo siempre está al acecho, agazapado, escondido tras los cúmulos de nieve o tras la voz del viento gélido que me recuerda el lento paso de las horas.
Es de noche pero veo con claridad mi alrededor. El camino se bifurca, la niebla me guía, llamándome con un susurro que transporta mi nombre y mi pasado. Un cuervo gris destaca entre el enramado, congelado. Me mira en silencio, acusándome, odiándome, ansioso por picotear mis ojos que tanto mal vieron donde no lo había.
Ella caminaba delante, riendo, lanzándome pequeñas bolas de nieve que yo permitía impactar en mi cuerpo, feliz, bebiendo el néctar de aquel momento de júbilo. Era la niña más hermosa que nadie hubiese visto jamás, era una diosa encarnada, solo para mí.
Pero el sol también provoca sombras, y aquella se alargaba hasta mis pies, empeñada en apretar en un puño todo el amor que sentía, cada latido de mi corazón. Era hija del engaño, de la lujuria y del rencor, así que eran mis manos libres de pecado las que debían otorgarle el perdón.
No se a dónde puede haber ido. Tengo la sensación de que estas huellas que piso se ríen de mí. Debo mantener la calma, pues el monstruo quiere despertar de nuevo, y sus dientes rojos me producen pavor. Contemplé sus ojos una vez, y desde entonces el sol se oculta tras la niebla.
Los árboles marchitos me señalan con sus artríticas ramas un punto exacto entre el manto de nieve que nos apresa. Hay un claro entre la foresta, donde la maleza se oculta de la mortecina luz de la luna, un lugar que observan las montañas con horror, en recuerdo de la sangre derramada, del llanto desesperado; de la caída de una estrella al más frío y oscuro abismo.
Porque aquella tarde debía dejar de amarla.
Paseamos uno junto al otro, cogidos de la mano, siguiendo un serpentino sendero donde la nieve se apartaba a nuestro paso. Los animalillos nos observaban desde sus escondites, curioseando y murmurando, expectantes al paso de los extraños.
El sol no quería ir a dormir, pero la luna le susurró algo al oído y finalmente nos dejó solos, bajo un manto estrellado que se extendía más allá del cielo conocido.
Fue entonces, en aquella penumbra, cuando el acero retozó con mi niña.
Ella suplicaba, gritaba, lloraba, siempre consciente del dolor, sumida en el más profundo terror que sus pupilas tatuaban en las mías.
Mi voluntad se aferraba a aquel puñal que bebía la sangre caliente con una sed desmesurada. No era un castigo, le dije con todo mi amor, pues le mostraba el camino a un lugar mejor, donde su vida no dañaba el honor de las familias nobles, un lugar en el que el pecado era perdonado.
La sangre era el precio, y a cada puñalada que mancillaba su pequeño cuerpo, me cobraba los días de vergüenza e impotencia.
No llores, le susurré cuando sus ojos me miraron por última vez. El dolor que sentí al ver aquellas lágrimas quemó por completo mi corazón, y la bestia, saciada, desapareció. ¿Qué había hecho?, me pregunté contemplando mi alrededor, allí, solo como estaba, sin sol que me guiase ni risas que escuchar.
La sangre se había enfriado sobre la nieve, y el invierno se cerró sobre mí.
Algo a mi espalda se movió, con pasos firmes y decididos. Los lobos que guardan los secretos de aquel bosque vinieron en busca del mío.
Corrí, salté, me caí y volví a levantarme, llevado por el miedo en una frenética carrera en busca del perdón. Abandoné aquel claro para perderme irremediablemente en el enramado fantasmal, siendo mi piel lacerada. Los lobos seguían mis pasos manteniendo la distancia, agotándome, degustando mi desesperación, antesala del gran festín de carne que les esperaba.
Terror, ansiedad y lágrimas, todo ello cogido en un puño que se aflojó cuando mis piernas traicionaron a mi mente en un acto de purgación. Ellas no me perdonaron, al igual que las bestias de la noche, que hincaron sus fauces en mi cuerpo y me liberaron del pecado.
La luna que contemplaba el juicio, no soportó el veredicto. Allí mismo quedó suspendida, con la soga de la noche alrededor de su cuello, como un títere roto en un teatro olvidado.
Y yo sigo soñando con encontrar el cuerpo de mi niña, cada noche desde entonces, perdido como me encuentro entre la niebla y los fantasmas que me acusan y repudian. Busque donde busque, mire a donde mire, sólo una efímera sonrisa infantil llevada por el viento me hace mantener la esperanza de encontrarla algún día para pedirle perdón. Mientras tanto, la sangre arde roja, vaporosa, tintando la niebla que me rodea, que me retiene en este plano, transformada en los barrotes entre los cuales mis manos son incapaces de alcanzar la luz que nunca más veré.
Fin